VIDA RELIGIOSA
Paz a ustedes, vayan a Galilea

Paz a ustedes, vayan a Galilea

Despedida de Nardi Torres

Despedida de Nardi Torres

XXII Jornada Mundial de la Vida Consagrada 2018

XXII Jornada Mundial de la Vida Consagrada 2018

Documentos del viaje del Papa Francisco a chile y Perú

Documentos del viaje del Papa Francisco a chile y Perú

Saludo de año nuevo 2018 (Rafael González)

Saludo de año nuevo 2018 (Rafael González)

LITURGIA
Testigos (15 abril 2018)

Testigos (15 abril 2018)

Mirar al crucificado (11 marzo 2018)

Mirar al crucificado (11 marzo 2018)

Liberar la fuerza del Evangelio (25 febrero 2018)

Liberar la fuerza del Evangelio (25 febrero 2018)

Amigo de los excluidos (11 febrero 2018)

Amigo de los excluidos (11 febrero 2018)

A la puerta de nuestra casa (4 febrero 2018)

A la puerta de nuestra casa (4 febrero 2018)

GENERALES
El Papa Francisco … cinco años después

El Papa Francisco … cinco años después

América Latina: ambientalistas asesinados en 2017

América Latina: ambientalistas asesinados en 2017

Perforaciones en el campo Tambococha

Perforaciones en el campo Tambococha

Foro Social Mundial 2018

Foro Social Mundial 2018

Carta abierta a los poderes del Ecuador

Carta abierta a los poderes del Ecuador

NOTICER
Ejercicios espirituales ignacianos 2018

Ejercicios espirituales ignacianos 2018

Día de la Vida Consagrada 2018

Día de la Vida Consagrada 2018

Feliz Navidad desde la CLAR

Feliz Navidad desde la CLAR

Junta directiva de la CER 2017-2020

Junta directiva de la CER 2017-2020

Convocatoria  Asamblea Anual de Superiores/as Mayores

Convocatoria Asamblea Anual de Superiores/as Mayores

AVISOS
Evangelización digital

Evangelización digital

Actual ritmo de deforestación  intensifica el calentamiento global

Actual ritmo de deforestación intensifica el calentamiento global

Seminario continental VR intercultural (16-18 febrero 2018)

Seminario continental VR intercultural (16-18 febrero 2018)

Cursos del Verbo Divino

Cursos del Verbo Divino

Comunicado de la Red Contra la Trata de Personas

Comunicado de la Red Contra la Trata de Personas

ECLESIAL
El desafío del Sínodo Amazónico

El desafío del Sínodo Amazónico

Boletín de prensa CEE (13 abril 2018)

Boletín de prensa CEE (13 abril 2018)

Frases de Gaudete et Exsultate

Frases de Gaudete et Exsultate

Carta abierta de la CEE sobre secuestrados

Carta abierta de la CEE sobre secuestrados

Misa Crismal del Papa (29 marzo 2018)

Misa Crismal del Papa (29 marzo 2018)

COMUNICADO

Red de Pastoral Social Cáritas Ecuador

28 abril 2016

 

Pañuelo de Dios para secar lágrimas

 

Después vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra desaparecieron, y el mar ya no existe más. 2 Vi la Ciudad santa, la nueva Jerusalén, que descendía del cielo y venía de Dios, embellecida como una novia preparada para recibir a su esposo. 3 Y oí una voz potente que decía desde el trono: «Esta es la morada de Dios entre los hombres: Él habitará con ellos, y ellos serán su pueblo; Dios mismo estará con ellos y será su Dios. 4 Él secará todas sus lágrimas, y no habrá más muerte, ni pena, ni queja, ni dolor, porque todo lo de antes pasó». 5 Y el que estaba sentado en el trono dijo: «Yo hago nuevas todas las cosas». (Ap 21, 1-5ª)

 

Las lecturas del domingo pasado resuenan con mucha fuerza en estos momentos de sufrimiento. Muchas personas están llorando, viven situaciones de duelo y dolor por haber perdido seres queridos, casa, trabajo, seguridad y puntos referencias para sus vidas. Escuchar (en la lectura del Apocalipsis) que el Señor enjugará las lágrimas y no habrá ni gemidos ni penas nos da esperanza. No es un Dios que goza del sufrimiento de sus hijos, sino más bien sufre con nosotros, comparte todo dolor de la humanidad. Dios habitará en Muisne, Pedernales, Jama, Portoviejo, Manta, pondrá su morada (algunas traducciones dicen: “acampará”) en medio de nuestro pueblo sufrido.

Algunos podrían pensar: ¿Cómo va Dios a enjugar tantas lágrimas? ¿Cómo va a impedir que la desesperación se apodere de los/as hermanos/as afectados/as?

El evangelio nos da la respuesta: 34 «Les doy un mandamiento nuevo: que se amen los unos a los otros, como yo los he amado; 35 y por este amor todos reconocerán que ustedes son mis discípulos». (Jn 13, 34-35)

El Señor nos pide difundir en el mundo su mismo amor. El Amor que experimentamos en nuestra oración, el Amor que Dios nos da y nos llena de paz, el Amor de Jesús es lo que nos distingue de los demás. El pañuelo de Dios para secar las lágrimas de los/as hermanos/as que sufren somos nosotros la Iglesia. Dios enjuga lágrimas en este terremoto con nuestra solidaridad, con nuestra presencia hermana.

Todo el mundo verá que hay un Dios en la tierra y que se preocupa por los que sufren, mirando la obra solidaria de Su cuerpo en la tierra que somos la Iglesia. Estamos llamados a no dejar solos a los que sufren y a ser “transparencia” del Amor de Dios para ellos.

El Señor quiere que le ayudemos a construir no sólo un cielo, sino también una tierra nueva: una historia renovada.

 
 

 

Contador de Visitas

contador

Av. Garcia León 215(Oe4-33) Ruiz de Castilla 593 2 3202759 / 3202193 / 3202265