Comunicado para las Congregaciones Religiosas del Ecuador

DE PARTE DE LA CONFERENCIA ECUATORIANA DE RELIGIOSOS Y RELIGIOSAS - CER

 

Ante las inquietudes que se han suscitado estos últimos meses respecto a la solicitud por parte del Gobierno, en cuanto a la necesidad de renovar Estatutos, queremos hacerles llegar una palabra, que deseamos sea de serenidad y clarificación.

Recordamos los pasos que se han dado

1.- Hace un tiempo apareció un documento, que tenía el logo del Ministerio de Gobierno, Policía y Cultos, sin fecha, firmado por Raúl Iván González Vásconez, Subsecretario de Coordinación Política. Ahí se decía que las entidades debían adecuar sus estatutos al Reglamento publicado el 11 de Septiembre del 2002.

2.- Ante esta situación, el Presidente de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana, Mons. Antonio Arregui, envió una carta al Sr. Ministro de Gobierno Gustavo Jalkh, donde le pedía una aclaración sobre dicho escrito. En esa carta señalaba algunas dificultades que habían aparecido a la hora de realizar diversos trámites en el Ministerio de Gobierno por parte de entidades católicas.

Mons. Antonio Arregui le señala al Sr. Ministro de Gobierno, la importancia y necesidad de respetar el “Modus Vivendi”, firmado entre el Gobierno Ecuatoriano y la Santa Sede el 18 de diciembre de 1935 y cuyo carácter de tratado internacional, hace que deba ser tenido en cuenta. En dicho documento se señala: “… las organizaciones católicas deben presentar únicamente los estatutos de su consejo gubernativo de bienes, con la forma de elección y renovación de sus miembros, junto con el nombre del representante legal. Este estatuto no es aprobado por el Ministerio, porque eso implicaría un juicio de valor que no le es permitido a un Estado laico respetuoso de la libertad religiosa; sino que es reconocido y registrado… Todo lo cual se encuentra muy lejos de lo establecido en una reglamentación que se dirige a entidades civiles enunciadas en el Código Civil, Corporaciones y Fundaciones, que guardan profundas diferencias respecto de las organizaciones religiosas”.

3.- La CER organizó un encuentro con superiores/as mayores y/o representantes de las diversas congregaciones presentes en el Ecuador (en la Casa de la CER), en el mes de junio, con la participación de los abogados Ruth Fierro y Roque Albuja, y con la exposición del Abogado Máximo Jibaja, representante del Ministerio de Gobierno. El fruto de la información y diálogo fue que deberíamos esperar a realizar cualquier renovación y acreditación de las congregaciones que ya están inscritas, que las congregaciones que reciban financiamiento (total o parcial) del Estado deberán acatar lo que pide el Ministerio y que deberíamos estar atentos a los trámites y negociaciones que estaba haciendo la CEE. Así mismo se pedía al Ministerio de Gobierno que no se nos considere ni fundaciones ni corporaciones, sino organizaciones religiosas con personería jurídica de naturaleza propia.

4.- Durante este tiempo, la presidenta de la CER, hermana María Eugenia Ramírez, ha tenido varios diálogos con el secretario adjunto de la CEE (P. Nicolás Dousdebés) y con el Dr. Ricardo Mazzarelli (encargado del Departamento de asuntos ecuménicos de la CEE), comprobando que no se había avanzado respecto a lo ya conocido y actuado. Por tres ocasiones, la hermana presidenta ha intentado dialogar con Mons. Arregui, y el abogado encargado de este asunto, sin haber tenido respuesta alguna.

5.- Posteriormente, el Ministerio de Gobierno convocó una reunión para el día 23 de junio de 2009, para participar en las mesas de diálogo sobre la nueva ley de libertad religiosa, y donde hubo algunos comentarios sobre la acreditación y reinscripción. La CER fue representada por la hermana María Elena Narváez, vicepresidenta. No hubo mayor clarificación, ya que se insistió en mantener el Decreto del Presidente de la República, Sr. Rafael Correa, publicado el 8 de Abril del 2008, donde se reformaba el Decreto Presidencial publicado el 11 de Septiembre del 2002, sobre los Estatutos de las Fundaciones y Corporaciones. Anexamos los dos documentos.

El Decreto citado del 25 de Marzo habla de corporaciones y fundaciones. Nosotros (organizaciones religiosas) no nos sentimos incluidos en ese Decreto, ya que no somos “Corporación” ni “Fundación” (aunque se nos quiera considerar como tales, o aunque en nuestras obras haya Fundaciones).

6.- Ante esta situación y debido a la falta de clarificación sobre si las organizaciones religiosas entran en dicha exigencia, a criterio del Ministerio de Gobierno, y teniendo en cuenta lo que realmente somos, tratando de diferenciarnos de cualquier otra organización, fundación, club social, deportivo, comité etc. como señala el Gobierno en su Decreto, se le hizo llegar al Sr. Ministro de Gobierno un comunicado firmado por Mons. Antonio Arregui, y los dirigentes de diversas entidades religiosas: Estuardo López (Presidente de la Confraternidad Evangélica del Ecuador); Pastor Galo Grandes (Presidente del Cuerpo de Pastores de Quito) y Pastor Felipe Adolf (Presidente de la Fraternidad Ecuménica de Quito).

En dicho documento, se vuelve a reiterar la postura de no equiparar a las Organizaciones Religiosas con las Corporaciones o Fundaciones, de que habla el Decreto Gubernativo indicado anteriormente, ya que dicha situación “desnaturalizaría el carácter de instituciones religiosas, sujetas a una serie de leyes y tratados internacionales, amparados por la actual Constitución Política de la República del Ecuador, y que, como tales instituciones religiosas, son diferentes de las asociaciones nacidas para otras actividades propias de la sociedad civil”.

Acompañan dicha carta con un estudio jurídico amplio, en base a la legislación vigente que las entidades religiosas cristianas y demás religiones deberían tener. Asimismo piden interlocutores señalados por el señor Ministro para tratar ese tema y tratar de zanjarlo definitivamente. Actualmente se está a la espera de una respuesta a esta demanda.

7.- Se señalaba también la fecha del 15 de Octubre de 2009 como fecha tope para presentar la reforma de los Estatutos y, por tanto, la presentación de los nuevos Estatutos que debían realizarse según unas pautas que señalaba el mismo decreto del mes de Marzo. Esto hizo que algunas Congregaciones religiosas, sintiéndose interpeladas y también “obligadas”, ya que en algunas dependencias del Gobierno se les amenazaba con no atender sus requerimientos -sobre todo económicos- se lanzaron a realizar dicha exigencia.

8.- Debido a esto, la CER convocó a provinciales y asesores de Congregaciones, para tener una reunión, en la cual participaron Mons. Antonio Arregui (Presidente de la CEE) y el Dr. Jaime Baquero de la Calle (asesor de la CEE), donde se presentó la postura de los Obispos de la Iglesia Católica, que queremos hacer frente común a ciertas cosas que pretenden imponernos injustamente. Dicha reunión se realizó en la Sede-Casa de la CER el pasado 8 de Octubre de 2009, con una asistencia muy numerosa de participantes.

En esta reunión quedó conformada una comisión, que estudiaría este asunto con más detalle, dando información a las Congregaciones sobre la situación y haría un monitoreo de la marcha de este trámite. Esta comisión fue conformada por los/as hermanos/as Carmelo Hernández (primer Vicepresidente de la CER), Joie Artienda, Carlos Andrés Murillo, Cecilia Guarderas y Magdalena Ambrosini, así como el Sr. Fernando Maldonado. Dicha comisión se reunió el día 14 de Octubre de 2009 y preparó el primer borrador del presente comunciado.

Lo que sugerimos desde la CER

1.- Por tanto, a la espera de la respuesta por parte del Ministerio de Gobierno a la solicitud hecha por ese grupo ecuménico que indicamos antes, la indicación por parte de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana es no hacer ningún trámite. Se indicará posteriormente, cuando las cosas se hayan clarificado, los pasos a dar.

2.- Tenemos conocimiento de que algunas Congregaciones han renovado sus Estatutos. Lo han hecho movidas por el deseo de actualizar unos Estatutos, que en algunos casos estaban obsoletos, debido a que fueron reconocidos hace muchos años, y las normativas ya han quedado desfasadas frente a las realidades y exigencias actuales. En estos casos creemos que debe hacerse, asesorándose bien, para no incurrir en situaciones que vulneren nuestros derechos adquiridos o que en el futuro podrían acarrear problemas.

3.- Las Congregaciones que hace poco tiempo están en Ecuador y que no tienen personería jurídica, tendrán que conseguirla y presentar los documentos que se les indiquen. En estos casos es obvio que sus trámites deben continuar en la línea de buscar dicho reconocimiento (no tanto aprobación).

4.- Las Congregaciones que necesiten renovar sus directivas, también pueden hacerlo siguiendo el trámite establecido el art. 9 y 10 del “Reglamento para la aprobación de estatutos, reformas y codificaciones, liquidación y disolución, y registro de socios y directivas, de las organizaciones previstas en el código civil y en las leyes especiales”. En el Ministerio de Gobierno les proporcionan estos requisitos.

5.- Trataremos que, desde la CER, se pueda ofrecer una asesoría legal tanto para este asunto, como para cualquier otro asunto relacionado con temas legales. Reiteramos que la CER apoya plenamente todo este camino, y está buscando actuar en comunión con la Conferencia Episcopal Ecuatoriana. Deseamos el diálogo y comunión con la CONFEDEC y otras organizaciones católicas en esta misma línea, ya que hay muchas Congregaciones Religiosas que tienen obras educativas, y que se sienten afectadas por dichos decretos gubernativos, y otros temas legales que hacen referencia a la educación.

Les mantendremos informados/as sobre este tema y otros que puedan interesar a la Vida religiosa en el Ecuador.

Quito 25 de Octubre 2009

Fraternalmente

 

Hna. María Eugenia Ramírez

Hno. Jesús García

Presidenta

Secretario Ejecutivo