LA RELACIONALIDAD

 

 “La Vida se dio a conocer, la hemos visto y somos testigos, y les anunciamos la vida eterna.

Estaba con el Padre y se nos apareció” (1Jn 1, 2)

 

En la vida y en el caminar de la región nos encontramos ante un cambio de la sensibilidad antropológica, que se hace patente de modo especial en el mundo juvenil y privilegia la afectividad, los deseos, las sensaciones, la corporalidad, también el pensar y el mundo virtual. La relación y el encuentro con las y los otros, con lo distinto y con el “Otro” contribuyen a construir la identidad personal. Esta apertura hacia lo distinto que reconoce lo diverso y experimenta el tiempo y el espacio de una manera acelerada y condensada, genera una movilidad axiológica sin que implique necesariamente pérdida de valores.

Intuimos que la categoría de la relacionalidad puede ayudarnos a interpretar y expresar este cambio de nuestra realidad y nos invita a repensar:

¨        por un lado la sensibilidad antropológica que subyace hoy en las expresiones de nuestra vida religiosa (vida comunitaria, formación, ejercicio de la autoridad, obliga a cuestionar estructuras, estilo de vida hoy...) y

¨        por otro, un pensamiento teológico significativo que se exprese en nuevos lenguajes teniendo en cuenta las coordenadas vitales del mundo de hoy en cuanto a simbología, culturas, género, estética, situaciones sociales de pobreza y exclusión y la atención a los pequeños relatos de la cotidianidad.

¨        Con la historia, con la creación y con Dios.

 

Anotaciones sobre la categoría de la “Relacionalidad”.

·         Sensibilidad entendida como equivalente a espíritu, talante, que abarca toda la vida, el pensar etc.

·         Es necesario explicitar la categoría “Relacionalidad”:

o   En la nueva antropología, “relacionalidad” da lugar a nueva identidad del sujeto, del colectivo, de la Vida Religiosa.

o   Relación con Dios, con lo social, con la naturaleza, trenzada con los otros tremas.

o   Juntos-as creamos condiciones de dignidad y libertad.

o   Cuidar para que no refuerce la relación subjetivista y de mercado.

o   Categoría de trabajo, de reflexión a fin de  repensar y recrear teológicamente.

·         Principio ontológico, sicológico, sociológico, espiritual. En una palabra es “tejido de fondo”.

·         Fundamentos de la “relacionalidad”:

o   Dios se comunica en la Creación, con la Alianza, Pueblo de Dios.

o   Dios se comunica como Padre y amigo (DV 2).

o   Jesús es relación, toca se deja tocar.

·         Relaciones: cómo, con quienes, para qué, desde dónde.

·         Las categorías: a) Relacionalidad; b) Identidades Plurales – ética de diálogo interreligioso e intercultural; c) Nuestra Responsabilidad Humana; d) Experiencia de Dios - Relación Personal: deben estar referidas a la vida, a las realidades. Son abarcantes, holísticas que posibilitan pensamiento y acción.

 

Anotaciones sobre el diagrama de la “Relacionalidad”.

  • Es un esquema interpretativo de la realidad. Ofrece una visión unitaria e integradora.
  • Fortalece la dimensión mística de la VR.
  • Puede ayudar a leer e interpretar las prácticas y experiencias de la VR, a fundamentarlas y relanzarlas para toda la VR.
  • Instrumento para orientar la práctica de vida y el quehacer teológico. Intuiciones para ponerse en camino.

·         Invita a la escucha:

o   Por dónde van los toques y caminos humanos, en especial los jóvenes, maestros de humanidad.

o   Lo inhumano: corrupción, anti-ecológico.

o   Cómo se tejen las relaciones humanas.

o   Es ayuda y propio para el discipulado.

·         Evitar seguir repitiéndose. ¿Por qué no ver otra VR posible?

 

 

5.  Los Equipos de Reflexión Teológica, con significatividad para la Vida Religiosa.

 

  • Situarse y ofrecer una perspectiva de lectura de Evangelio. El Evangelio tiene prioridad de magisterio, hay que volver al evangelio con naturalidad. Más praxis. Este nuevo humanismo tiene sus ambigüedades, nos cuestiona y saca de donde estamos y nuestra tarea es de conversión al mismo Evangelio.
  • Como equipos de reflexión teológica, tomar conciencia que tenemos un poder, y por lo tanto una responsabilidad, no podemos actuar con ingenuidad, debemos mostrar un camino.
  • Tener líneas comunes no uniformidad.
  • Dar continuidad y respaldo a las Conferencias.

 

 Rol – funcionamiento

 

Espacios de Interrelación:

·         De la Reflexión teológica, con la Espiritualidad (Retiros), Formadores.

·         Elemento integrador de la VR y de la Intercongregacionalidad.

·         Tenga aporte de sabiduría y experiencia.

·         Favorecer las relaciones en los equipo teológicos y las Conferencias episcopales

·         Participación propositiva en las asambleas anuales de las diferentes Conferencias.

·         Apoyo a las Juntas nacionales

 

Aporte al pensamiento teológico, incluso más allá de la VR

  • Ofrece fundamentos en orden a formar la conciencia.
  • Búsqueda teológica desde el diálogo interdisciplinar
  • Semanas de VR o congresos de Teología de VR.

 

Recoger – sistematizar – articular las diferentes experiencias de VR y de reflexión teológica que se están dando en la región

·       Socializar la reflexión, recoger el aporte de los jóvenes

·       Dado que constamos el proceso de involución que vive la Iglesia, la VR, se hace urgente aportar con una reflexión teológica que abra nuevos caminos

 

Los equipos como espacios para compartir las experiencias y cuestionamientos vitales personales y de VR, para animarnos en la búsqueda, dar sentido al apropia vida cotidiana. Contribuir a la humanización de la VR.

·       Reunirse con frecuencia en cada equipo:

·       Compartir los textos elaborados, dialogarlos.

·       Comunicarlo a las respectivas Conferencias.

·       Necesidad de producción teológica

·       Incorporar a otros teólogos-as.

 

Reuniones de los Equipos Bolivarianos

  • La interacción nos ha ayudado. La red es válida, alimenta la mutua comunicación.
  • Tiene que haber trabajo teológico, producción teológica. Las comunidades religiosas esperan lo operativo.
  • Sea un encuentro teológico y compartir los textos elaborados, dialogarlos. Para para evaluar las estrategias.
  • Que haya continuidad de éstos encuentros,
  • Fijar lugar y fecha, volver con una encomienda
  • Que participen todos los miembros del Equipo anfitrión.

 

6.  El Camino de Emaús en sus Conferencias

 

Lo aprendido.

 

Los iconos son bien recibidos y penetran en el imaginario religioso.

  • Trabajar los iconos, samaritana–samaritano, conectarnos con los deseos.
  • Lo cercano y que reclama entrega, se vive con más entusiasmo; más si da novedad y progresión.
  • La reflexión debe ser más simbólica.

 

Repensar el lugar y sentido de la VR, y casi como consecuencia obvia, hablar de la VR nativa, vocaciones y formación.

  • La tercera etapa, que estamos viviendo), ha sido bien acogida, sobre todo por la propuesta de renacer como VR desde la dimensión místico-profética.
  • Ha posibilitado explicitar varios replanteos que se estaban dando en las comunidades, en la medida que los equipos de reflexión al reelaborar las fichas desde nuestra realidad
  • Implicó ponerse en camino, abrirnos a cuestionamientos latinoamericanos.

 

Ha favorecido la interrelación en la Vida Religiosa.

  • La intercongregacionalidad
  • La articulación de las congregaciones al interior de las conferencias y de ellas con la CLAR. Cada Congregación se ha ido acercando según su propio ritmo.

Tener un material común.

 

 

Temas que requieren una reexpresión de la VR. A partir de la experiencia del Camino de Emaús.

 

Cómo recuperar la mística desde las culturas (simbología, cosmovisión, iconografía....)

  • Cuestionamiento profundo acerca de las identidades nacionales.
  • Las implicaciones culturales de la propia vocación.

 

VR profética desde la perspectiva martirial con motivo de la Comisión de la Verdad, se recuperaron los mártires.

 

Humanidad y relación de la VR

  • VR y comunicación ej. taller sobre películas y espiritualidad.
  • Acento en lo humano: qué significamos para la sociedad, responsabilidad con lo que cada una y uno es – está llamada y llamado a ser.
  • El aspecto comunitario, desde la dimensión afectiva – carismática – misionera.
  • La temática de género: una nueva relacionalidad.
  • Preguntarnos que nos significa el “cautiverio institucional” que vivimos.
  • La laicidad de la VR, su raíz ciudadana, cotidiana, itinerante y vecina.

 

Retomar  la universalidad de la salvación. En este sentido la praxis del Evangelio como primer magisterio.

Concretar lo descubierto en el Camino de Emaús.

  • Al finalizar el proceso del Camino de Emaús, el Equipo de Teólogas/os de la CLAR y los Equipos Teológicos de cada país, presenten los elementos fundamentales descubiertos en el caminar y que puedan ser retraducidos por cada Carisma concreto.

 

contador

Av. Garcia León 215(Oe4-33) Ruiz de Castilla 593 2 3202759 / 3202193 / 3202265