PRIMER SEMINARIO DE EQUIPOS TEOLÓGICOS

 REGIÓN BOLIVARIANA

Lima, Perú - 26 al 29 de Octubre del 2005

 

Memoria

Objetivo del  encuentro.

  • Mirar hacia la Refundación de la VR.
  • Dar un paso más en la búsqueda del futuro de la VR, concientes de estar en un tiempo especial y significativo. La CLAR tiene una palabra por decir.

1.  Situación. Inquietudes.

Cambio de época y paradigmas:

  • Hay un marco de cambio de paradigmas, y de nuevas configuraciones, en las que hay que mantener vivo en Evangelio. Tiempo apasionante, con grandes oportunidades y desafíos.

Crisis de lo ético:

  • Redefinir la ética y los valores, ante el desplazamiento de los mismos.
  • La sobrevivencia produce mecanismos que tienen que ver con el reconocimiento y el aprecio social.

Ante la situación actual:

  • Nos sentimos impotentes dada su magnitud, incluso desorientados. Ver la mano invisible del sistema.
  • Creciente y progresiva conciencia de ciudadanía.
  • Migración, se piensa que la solución viene de fuera, o de pedir dinero
  • Necesitamos una propuesta humanista integral y creyente:

o   Es necesario pensar en la misma dirección, con modos de pensar diferentes.

o   Mirar lo que no es mirado por la homogeneización. Disciplina para mirar de este modo “anormal”, alternativo.

o   Requerimos un proyecto de país, escuela de politología con formación sistemática.

  • Hay signos de esperanza, el pueblo busca.  Identificar los espacios donde continua brotando la vida.
  • Volvernos escrutadoras-e de Dios, en medio de un pueblo que sufre pero que mantiene la esperanza. De esta manera retomaremos lo esencial y fundamental para el caminar.

Jóvenes:

  • Conflicto intergeneracional. ¿Cómo animar a los jóvenes y despertar en ellos el sentido crítico?
  • Diálogo intergeneracional de propuestas y de relación. Hoy el cambio generacional se da cada 4 años.
  • El Proyecto sea participado por ellos.
  • Acomodación a la estructura que les ofrece la VR, de modo parecido a la sociedad actual.

Vida Religiosa:

  • La Vida Religiosa es un don para el mundo, la VR tiene una misión de paz con un encuentro que genera vida. El reto: cómo estas experiencias contribuyen a un proceso más “macro”.

·         La Iglesia de América Latina, y la CLAR tiene un camino recorrido, con una Tradición y Magisterio eclesial.

·         Algunos modelos de Vida Religiosa se están muriendo, quedan pequeñas células.

  • Tenemos que vivir entre la memoria y el futuro, estamos llamados-as a lanzarnos al futuro por caminos nuevos. No podemos repetir la memoria al estilo en que fue vivida. Hoy tenemos que lanzarnos por nuestros caminos con espíritu.

El aporte de los años 70 que fue muy valioso, con la opción por los pobres, el pobre como sujeto; pero así formulado ya no dice a las nuevas generaciones; y sin embargo en América Latina padecemos en éstas realidades. ¿Cómo poder dialogar y compartir éstos temas a las nuevas generaciones de cara a la Vida Religiosa del futuro?.

  • Hay un grupo importante de Vida Religiosa que expresa la ruptura de estructuras tradicionales. La comunidad adquiere otra configuración. Comunidades que hablan con otras confesiones, con personas de otras tendencias sexuales, que viven con niños de la calle y esto replantea la estructura comunitaria.
  • ¿Qué “tipo” o “tipos” de VR se precisan para estos tiempos? Buscar posibles respuestas o nuevas preguntas, es nuestra responsabilidad como teólogos y teólogas, porque la palabra configura.
  • Ser escrutadores de los signos de esperanza. Recuperar la memoria. Compartir aspectos vivenciales. Estadísticamente se ve que en Europa la secularizad es grande y América Latina  va detrás, descendiendo un 10 % de católicos en América Latina; los cristianos de Brasil han descendido para ser un total de 65%. Asia y África va abriendo un camino.
  • Fortalecer el espacio para que cada comunidad reelabore su propio camino.

Las nuevas formas refundan la Vida Religiosa:

  • Compartir desde lo experiencial para animarnos en una misma búsqueda y pasión. Porque la experiencia abre perspectivas y nos proyecta.
  • Compartir desde la experiencia de intercongregacionalidad, más aún hacerlo con laicos-as.
  • Repensar las tareas evangelizadoras, -la VR femenina dejar de ser “párrocas” y la masculina la clericalización- para ser capaces de descubrir las nuevas pobrezas.

Formación y realidad de la Vida Religiosa en teología.

  • Hay una experiencia de búsqueda de reflexión teológica con distinto valor académico. Avance en la preocupación por la formación.
  • No asumimos una formación teológica más seria. Incluso en distintos países se dan alternativas de formación a la Vida Religiosa con Teología sistemática. Antropología teológica, pero no se habla de la Teología de la Liberación.
  • Hay una ausencia de las mujeres en la formación teológica, lo que implica una devaluación de la Vida Religiosa femenina. Los hombres estudian  teología sólo para ordenarse de sacerdotes.
  • Control por parte de la jerarquía eclesiástica, separa la formación teológica para hombres y mujeres, con distinto grado. Hay un control sobre lo que se dice, se hace y se produce, y tienen mecanismos de intimidación para ello. Se ve una cierta tendencia desde Roma a no favorecer el acceso de las mujeres a la Teología, pues se fomenta para las mujeres la formación de Ciencias Religiosas.
  • Desde las Conferencias hay una línea de participación más abierta en la reflexión. Existen otros espacios: Amerindia, Teólogas Dominicas Latinoamericanas, etc.

Teología.

  • Estamos viviendo grandes transformaciones teológicas. Se da una reconfiguración  en el modo de concebir la teología. Para  aportar a ello, es necesario repensar la antropología,  rehacer las preguntas teológicas desde el nuevo humanismo presente en la sociedad, para sintonizar con ella y responder a la juventud de hoy. Las opciones de los 70 no expresan a los-las jóvenes, pero en América Latina y caribe las desigualdades continúan creciendo y es alarmante, por lo tanto cómo articular un discurso que exprese éste tiempo y a la vez diga algo de esta desigualdad.  
  • Tener presente que en mucha VR se da una teología asimilada y que está presente en la vida. Existe una teología hecha en la misma vida, que es  primera y la base a la producción teológica. Sentimos la invitación a recoger la vida sembrada.
  • Teología más vivencial, aterrizada. Identificar líneas de acción. Preocupa la operatividad y las mediaciones.
  • Hay un tirón de involución en la VR, la clericalización tan marcada. Citamos mucho referencias de autores europeos, y citamos menos las intuiciones de los nuestros, de nuestros grupos.
  • Necesitamos entusiasmo colectivo y plantearlo teológicamente. Cambiar el imaginario de la derrota por el imaginario de la vida. Para la supervivencia hace falta sentido y significado. ¿Cuál es hoy para VR? Necesitando caminar con más claridad. Una investigación en EE UU  no preguntaba: ¿por qué las Instituciones mueren?, sino ¿por qué las Instituciones continúan? La conclusión fue: “Porque desean continuar”.

Desde dónde queremos replantearnos la VR y la Teología.

  • Somos generación bisagra: Nosotros seguimos dialogando con la modernidad, y los jóvenes están en la postmodernidad. El reto está en volver a lo humano, reencontrarnos con lo humano.
  • América Latina tengamos principios y líneas comunes de reflexión, respetando cada región y teologías. Tanto a nivel teológico, como operativo (cómo hacer llegar esta reflexión a todas lasa comunidades religiosas – socializar lo que estamos vislumbrando)
  • La CLAR requiere de la creación y consolidación de Equipos de reflexión teológica que den continuidad en medio de los cambios que sufre cada Conferencia. La USG y UISG, se plantean cómo fortalecer el Congreso de Vida Consagrada, y poder contar con un  Equipo Teológico que les respalde en sus trabajos.
  • Desde la temática indígena, de género, y la nueva masculinidad cuestionada por ellas.

§  Fortalecer la teología india.

§  Conectar con la memoria histórica de la Mujer.

·         Desde los mestizo hacer teología mestiza, hablar del teólogo mestizo.

  • Desde la Biblia, que se cultiva cada vez más.

·         Favorecer y estimular la reflexión teológica femenina, “la voz de la mujer tiene otro sabor”

  • Los jóvenes plantean nuevas preguntas, tienen nuevas visiones. La reflexión teológica ha ayudado a repensar la formación inicial y permanente.
  • En conjunto con laicos y laicas y con otras disciplinas.
  • Fundamental que la reflexión teológica este unida a la realidad socio-política, preocupación permanente por la coyuntura de la Sociedad y de la Iglesia.
  • Partir de las prácticas, la estética, la simbología. Recuperar los pequeños relatos desde el marco del gran relato

Es urgente hacer teología en AL en el permanente proceso de reconfiguración de la humanidad,

  • Constatamos en AL una falta de líderes intelectuales, se ve necesario convocar a las Universidades Católicas, que tengan representación, para empezar a producir teología en América Latina, no hay producción de Teología.

Preocupación por el método teológico. Hay mucha palabra y mucho discurso, se necesita más vida y más experiencias.

  • El método teológico replantearlo desde la práctica, la vida, se dan experiencias nuevas que es preciso asumir y fortificar; Se dan desafíos para los que no tenemos la respuesta.
  • Ya hay un bagaje intelectual, pero no podemos permitir se quede en ideología, hay que reflexionarlo y asumirlo desde el campo teológico.
  • Otra metodología en el lenguaje. Buscar términos, focalizar temas (los que se indicarán posteriormente).

Estrategias.

·         Formación, implica descubrir y sintonizar con los sueños y búsquedas de hoy

·         Favorecer una formación inicial y permanente que acoja los nuevos modos, que cultive el sentido de interioridad, sentimientos, corporalidad. Prácticas (=experiencias), Acercamiento a los jóvenes (=acompañamiento, formación: jóvenes maestros de humanidad)

·         Dejarse guiar por el Espíritu.

·         Sistematizar intuiciones y prácticas.

·         Integrar la praxis para evitar la esquizofrenia de teoría y práctica. Trabajar la categoría de “praxis” como se ha trabajado la relacionalidad.

·         Ampliar la reflexión teológica de teólogos entre teólogos, escuchar y dialogar con otras  disciplinas.

·         Crear grupos de referencia, redes de reflexión y praxis. Redes plurales: culturales, religiosas, disciplinares, identidades.

·         Ver la manera de unir las diferentes producciones teológicas que existen en la región. Ver el aporte que pueden dar los profesores de Universidad.

·         Crear vínculos de las Conferencias con las Facultades de Teología.

·         Posibilidad de analizar los cautiverios institucionales para cambiarlos.

 

2. Cuestiones importantes (articuladoras), para la Refundación en AL.

 La comunión es vivencia de relaciones.

  • Fortalecer el sentido de fraternidad y sororidad universal.
  • Comunidades más evangélicas, los jóvenes exigen repensar la vida fraterna.
  • La intercongregacionalidad. Ayudar a salir del narcisismo.
  • Sentido místico de comunión. Modo Trinitario. Pasando a la práctica.
  • La comunión impregne el acompañamiento, formación, gobierno comunitario.
  • Comunicación y proyección generacional.

Discipulado comunitario, un aprendizaje y escucha permanente.

  • Aprender permanentemente a percibir las mociones del Espíritu, fortalecer el discernimiento acerca de nuestro profetismo.
  • Agradecidas-os por la búsqueda, las intuiciones, sueños, deseos.... e interpeladas-os, por las palabras de Jesús: “...Saben, pues interpretar los aspectos del cielo, ¿y no saben interpretar las señales de los tiempos?” (Mt 16,3b).

Red de relaciones:

  • Generaciones, género, ecología.
  • Conocer las fuentes, tradiciones; para ser; siempre en aprendizaje.
  • Asimilar el proceso de relaciones que implica una profunda espiritualidad.
  • Pensar la VR en categoría de relacionalidad, la VR como una red de relaciones

Una vida Religiosa en relación

  • Una VR una más entre otras. Ser uno más, normal, no buscar el sentido en cosas tan sofisticadas. Cómo asumirnos como minoría
  • Cultivar el interior y el sentido de la vida – educación del corazón
  • Tener nuevas presencias de misión y compromiso en lugares decisivos.
  • Buscar lo central, compartir la experiencia de Dios, más autenticidad.

La reflexión y la experiencia están ayudando a redefinir la VR.

  • Se trata de experiencias, quizá de minorías, que abren las estructuras, las formas y las relaciones con toda clase de personas. Se distinguen por el compromiso y servicio social. Ayudan a marcar un sentido de  refundación.
  • Manifiestan que la VR es un don para el mundo, mediadora de encuentro entre diferentes, aporte ideológico y práctico.
  • Debemos ayudar a sistematizar las nuevas experiencias de VR con sus nuevas comprensiones y vivencias comunitarias. Hacer memoria del caminar de la VR en América latina y Caribe (logros, fracasos y desafíos) para continuar.

Pluralidad de identidades.

  • La identidad y la pertenencia son vividas en plural.

Lo que late en el origen, el arquetipo, lo ancestral.

Es decir comienzo, génesis, “Al principio creó Dios los cielos y la tierra”.

  • Es aquello que nos convoca a todos. Lo sencillo de la vida, los pequeños relatos. Los universos simbólicos.
  • Recuperar el origen, lo ancestral, lo arquetípico. Implica una preocupación por lo humano, expresión de lo divino, como algo que nos convoca a todas y todos.
  • Nos implica en ser más simbólicos para las personas, para nosotros mismos y para el mundo. Recuperar los relatos e inscribirlos en la salvación.
  • Cuidar y promover los pequeños relatos de la vida cotidiana, que convalidan los grandes relatos.
  • Importante retomar el mundo simbólico en la reflexión teológica

Cultivar el sentido ético de la Vida Religiosa.

  • Como depositario de un regalo que Dios me dio. El fundamento es Jesús a quien seguimos.
  • En dimensión política, conciencia de que es actora en la construcción de la vida humana.
  •  Solidaridad e interdependencia en todo sentido, en libertad, comunión y relacionalidad, frente al individualismo.
  • Tomar en cuenta el tema económico, desde una propuesta de espiritualidad de la economía-pobreza.
  • Pensar una relacionalidad ética que defienda la vida con un modo no violento.

Ofrecer un paradigma de humanidad.

  • Como VR estamos llamadas-os a ofrecer una paradigma de humanidad, que implica:

o   El rasgo de la vulnerabilidad, como condición de posibilidad para el encuentro con la trascendencia. Desde la vulnerabilidad descubrir la realidad vulnerada.

o   Apertura a la realidad. Necesitamos de los y las demás y de la creación. Capaz de despertar nuestra misericordia.

o   Potenciar nuestras posibilidades que nos habitan, integrar el valor de la realización personal.

  • Dejar de lado nuestra concepción de perfección y permanecer en apertura a los demás.
  • Echar a andar la búsqueda de autenticidad, desde una vida sencilla; transparencia en afectos, dinero, aceptación sexual; compartir la experiencia de Dios. A Dios  le seguimos por fe.
  • Vivir en autonomía, “teónoma”, en relacionalidad. Los jóvenes dicen: no imponer, ni me impongan.
  • Preocupación por lo humano, espacio de acogida de lo divino.

Una metáfora de Dios Trinidad

·         Como VR ser una metáfora más de la metáfora de Dios. Implica hablar de Dios como la plenitud de Vida en Comunión (Trinidad), que es quien nos comunica su deseo de vida en comunión, haciéndonos disponibles y capaces de padecer

·         Dios comunica su proyecto de comunión para la humanidad.

·         Deseamos esa plenitud de la vida en comunión, es lo que nos dinamiza, nos hace disponibles para lo que implica ésta búsqueda, potencia la capacidad de vivir nuestra vida, queremos ejercer nuestra libertad para éste proyecto.

Discernir el profetismo del cual son portadores los jóvenes.

  • Tienen intuiciones maravillosas y son maestros de humanidad.
  • Quieren lo comunitario, alteridad, respeto, dar la vida, compartir (elementos claves de la vida humana).
  • Escuchar más. ¿Qué rostro tiene lo esencial para los jóvenes? Mi búsqueda de lo esencial es una más ¿Qué es lo esencial para ésta generación? Para ellos la identidad y la pertenencia son más que lo esencial.  Cada vez más la pertenencia y la identidad es plural.
  • Propiciar experiencias formativas exigentes. Los jóvenes no quieren fracasar, buscan seguridad. ¿Cómo encauzarlo?

Formación.

  • Replantearse los planes de formación, ya sea inicial como permanente. Acompañar a los y las jóvenes a construir nuevos relatos desde sus mundos vitales, que les sean significativos. Otro tanto hay que decir para nosotros los adultos.
  • La formación entendida como proceso.
  • Se da una esquizofrenia, es importante ir a lo esencial.

 

3. Principios teológicos:

1.  Principios teológicos de la CLAR.

1.- Teológico-histórico

2.- Bíblico

3.- Compromiso con la realidad

4.- Búsqueda de identidad

5.- Construcción del reino

6.- Eclesiología de comunión

7.- Cristología

8.- Pneumatológico

9.- Antropológico

Parecer:

  • Recrear el enfoque y el lenguaje para que responda a esta época. Hace falta recalcar una mirada integral, en perspectiva de género y ecuménica.
  • Hacemos más reflexión que teología.
  • Asegurar la línea de la teología latinoamericana,

o   Tomar en cuenta la realidad,

o   La globalidad de la antropología no es dualista

o   Teología de comunión eclesial

o   El principio bíblico desde la exégesis feminista.

  • La Iglesia de América Latina tiene Tradición y Magisterio eclesial. A través de las Conferencias (CELAM) se han dado elementos claves de Magisterio y de Iglesia Comunión, Pueblo de Dios

2.  Principios teológicos para el Equipo Bolivariano.

Que sean generadores de reflexión teológica sobre la VR.

·         Principio de relacionalidad – trinitario-abierto a lo ecológico a los de fuera, a la naturaleza, a la intercongregacionalidad y jóvenes.

·         Plantearnos una nueva antropología.

·         Salvación y comunión. Presencia de religiones en el Continente y disminución de católicos.

·         Dialogo interreligioso – integrar la reflexión indígena, negra.

·         Abrirnos al dialogo intergeneracional, desde las nuevas identidades, teniendo en cuenta los relatos de los jóvenes de hoy.

·         Desde la realidad y el magisterio de la Iglesia L.A. necesitamos hacer nuevas formulaciones teológicas.

 

4.  Temas fundamentales  considerados prioritarios (4):

a) Relacionalidad.

·         Relacionalidad – trinitaria – humanizadora – holística – inclusiva – no violenta.

·         La antropología de la relación. Nueva sensibilidad y comprensión de lo humano: ante sí mismo, ante el cuerpo, los deseos, los afectos, ante el otro, los excluidos; y ante un mundo virtual de encuentro y comunicación, etc.

o   La identidad viene de lo Otro y lo otro

o   Nueva concepción del tiempo y del espacio

o   Movilidad axiológica, cambio de valores

·         Los fundamentos de la relación están en la creación, alianza, pueblo de Dios.

·         Lo anterior implica un cambio de antropología en la Vida Religiosa y nueva configuración.

b) Identidades Plurales – ética de diálogo interreligioso e intercultural

·         Pluralidad de identidades y de pertenencias, favoreciendo una actitud de dialogo, discernimiento y aprendizaje constante: discipulado. Identidad indígena, afro, mestiza con su propia cosmovisión y simbología. Como convivencia y hacer teología india, afro.

·         Interculturalidad de vida, pensamiento, relación, consecuencia de lo anterior.

·         Ciudadanía, política y VR.

·         Simbología, con su universo, arquetipos y sentido de lo estético y de la belleza.

·         Género: orientación e identificación. Lo femenino, y desde ello lectura e interpretación de la vida y la Biblia.

·         Referencia y cultivo de los orígenes, de lo arquetípico; referencia a Dios que está al principio (Gen 1,1).

·         Identidad carismática de la VR, ser símbolo y volverse más significativa.

c.       Nuestra Responsabilidad Humana.

·         Cultivar el sentido ético de la VR. Responsabilidad con lo humano, lo social y lo ecológico.  Compromiso y praxis.

·         Solidaridad e interdependencia (entendida como reciprocidad)

·         Transparencia en el dinero, en la económica y en todo.

·         Laicidad y ciudadanía, nuestro deber y derecho como ciudadanos. La dimensión política de la VR.

·         Liberación de los cautiverios institucionales en que se han convertido muchas de nuestras Instituciones.

·         Lo humano y el nuevo humanismo como conversión al Evangelio.

d. Experiencia de Dios - Relación Personal.

·         Vivir la religación con Dios, en la misma comunión y relacionalidad de la Trinidad. Dios está salvando y está con nosotros y con toda la humanidad.

·         Relación y comunión con Jesús, en permanente discipulado a la escucha del Espíritu en la Palabra y en el mundo.

·         Espiritualidad de la experiencia de Dios en la Biblia.

·         Itinerancia permanente de la Fe en relación con el mismo camino de la sociedad.

·         Vulnerabilidad, realidad humana de toda relación y servicio, incluida la relación con Dios.

·         Espiritualidad de la realidad social, de la economía-pobreza

Nota:

La categoría de relacionalidad  se considera fundamental pues las demás categorías o temáticas tienen que ver con ella o quedan involucradas.

Los temas son vividos desde cada una de las Identidades carismáticas de la Vida Religiosa en la Región.

 

 

 

Contador de Visitas

contador

Av. Garcia León 215(Oe4-33) Ruiz de Castilla 593 2 3202759 / 3202193 / 3202265