Denuncia de los misioneros en el Chaco paraguayo,

por el atropello contra los indígenas y contra la naturaleza

 

OMPRESS-PARAGUAY (6-03-15)

En los últimos días, se ha dado luz verde al Ministerio de Obras Públicas de Paraguay y a la Secretaría del Ambiente para realizar trabajos en el Cerro León, ubicado en el Parque Nacional Defensores del Chaco, un área que hasta ahora estaba protegida por Ley. Se trata de una zona de montañosa de un altísimo valor ecológico. A raíz de esta decisión el obispo del Vicariato Apostólico del Chaco, el salesiano Gabriel Escobar Ayala, ha reunido una asamblea de los misioneros presentes en este Vicariato. Durante tres días han intercambiado impresiones e información sobre la situación que afronta la región y han hecho público un comunicado de apoyo a la población indígena que van a ser los principales afectados por esta decisión:

“El Obispo del Vicariato Apostólico del Chaco Paraguayo, Religiosos, Religiosas, Seminaristas y agentes pastorales, reunidos en Asamblea misionera ordinaria manifiestan por este medio, su preocupación en relación al mítico Cerro León, situado en la región noreste del Alto Paraguay, territorio encomendado por la Iglesia Católica al Vicariato Apostólico del Chaco.

Sabido es que el parque nacional Defensores del Chaco, creado por Decreto del P. E. N° 16.806, del 6 de agosto de 1975 es el mayor parque nacional del país con más de 700.000 hectáreas y declarado por la UNESCO patrimonio universal, que es tierra ancestral de los totobiegosodes (hombres que viven donde hay abundantes pecaríes) o ayoreos, voluntariamente en aislamiento, y que la Constitución nacional en el Capítulo 5° ‘De los pueblos indígenas y grupos étnicos’ en el art. 62 ‘reconoce la existencia de los pueblos indígenas definidos como grupos de culturas anteriores a la formación y organización del Estado paraguayo’. Y que en el art. 64 ‘De la propiedad comunitaria’, se lee expresamente que ‘los pueblos indígenas tienen derecho a la propiedad comunitaria de la tierra, en extensión, y calidad suficiente para la conservación y el desarrollo de sus formas peculiares de vida. El Estado les proveerá gratuitamente de estas tierras, las cuales serán inembargables, indivisibles, intransferibles, imprescriptibles, no susceptibles de garantizar obligaciones contractuales, ni de ser arrendadas; así mismo estarán exentas de tributo. Se prohíbe la remoción o el traslado de su hábitat sin el expreso consentimiento de los mismos’.

Expresamos como iglesia particular y miembros activos de la sociedad civil nuestro repudio a cualquier atropello a las leyes que garantizan el derecho a la vida, la conservación de la biodiversidad y de sus habitantes, los totobiegosodes silvícolas dueños y señores de estas tierras. Así mismo, repudiamos el ante proyecto de Ley por el cual se modifica el art. 18 de la Ley 904/81, ‘Estatutos de las Comunidades Indígenas’, porque riñen con la Constitución Nacional y los acuerdos internacionales suscritos por el Estado Paraguayo como es OIT 169.

Nos unimos a toda la sociedad paraguaya y pueblos originarios en la denuncia de este atropello y defensa de estas tierras de estos pueblos originarios.

Nos comprometemos e instamos a todos los misioneros y misioneras comprometidos/as con los indígenas en su trabajo pastoral a acompañar el proceso de despertar la conciencia crítica para la comprensión correcta de la ley y de los proyectos de ley que afectan al derecho de los indígenas sobre la tenencia legítima de tierras.

Instamos a las autoridades departamentales y municipales a tomar posturas claras ante este proyecto de atropello a la naturaleza, a la biodiversidad y hábitat de los pueblos silvícolas que viven voluntariamente en aislamiento.

Y, finalmente, nos adherimos y solidarizamos con toda la ciudadanía paraguaya y originaria en la defensa y protección de nuestro Cerro León, como signo y emblema ecológico de la región del Nordeste del Alto Paraguay”.

 

 

Contador de Visitas

contador

Av. Garcia León 215(Oe4-33) Ruiz de Castilla 593 2 3202759 / 3202193 / 3202265