La minería a gran escala llega al país

Miércoles, 22 de Febrero de 2012

SITUACIÓN. Los 600 trabajadores que alistan el proyecto trabajan en la zona, a vista de los moradores.

ZAMORA CHINCHIPE

A media hora de El Pangui (canton de Zamora Chinchipe), al otro lado de las barrosas aguas del Río Zamora, unos 600 hombres trabajan en el proyecto minero de cobre más grande del país. Tras 10 años de exploración, están listos para iniciar la explotación, sólo están a la espera de la firma del contrato.

Según anunció el ministro de Recursos Renovables, Wilson Pástor, la firma se dará la última semana de este mes, luego de que el futuro de la concesión a la empresa Kinross para explotar el yacimiento de oro más grande del país quedó en entredicho.

Mientras tanto, 30 hombres son entrenados en simuladores para operar la maquinaria pesada que se requerirá para construir la mina, la planta de procesamiento y el resto de la infraestructura.

Se trata del proyecto El Mirador, cuyas reservas estimadas llegan a 531 millones de toneladas de cobre. La compañía EcuaCorriente está a cargo de la concesión, cuya extensión es de 4.000 hectáreas.

Por el momento, en la zona sólo se ha levantado el campamento y la única huella de actividad son las rocas extraídas de los 70 mil metros de perforación que reposan en el área de logeo del campamento (donde se realizan los análisis geológicos).

Lo que viene

Cuando inicie la construcción de la mina, sin embargo, la vista del lugar cambiará. Unas 120 hectáreas del área, que en la actualidad está cubierta de vegetación en su mayoria, serán reemplazados por una especie de graderío similar a un estadio. Esto porque “se aplicará el método de minería a cielo abierto. En una primera fase tendrá una profundidad de 300 metros, 500 metros de ancho y 800 de largo”, explicó Nixon Briceño, gerente de Operaciones del proyecto.

El área total de intervención será de 800 hectáreas, sumadas la zona de la planta y otras facilidades mineras. Además de la implementación de una piscina grande (60 hectáreas) en donde se captará el agua del río Guaguayme (18 litros por segundo), para labores de separación del metal.

De acuerdo con Fabián Silva, coordinador ambiental del proyecto, debido a todas estas labores en total se removerán unas 30 mil toneladas de material (tierra y roca) por día.

A puertas de la firma

Para llegar a la fase de construcción, la compañía debe finalizar la negociación del contrato de explotación con el Gobierno. Según Federico Auquilla, viceministro de Minas, ya están “completamente definidos todos los temas legales, ambientales, técnicos y sociales, estamos muy contentos porque en los próximos días daremos a conocer el anuncio de la firma del primer contrato minero a gran escala”.

Aunque no quiso detallar las condiciones fijadas, aseguró que sólo es cuestión de definir una fecha para la firma. Mientras tanto, agregó que las regalías serán en función de los precios, y será más alta si el mercado presenta precios altos y más baja si bajan.

El plan de EcuaCorriente es que la construcción lleve tres años, tiempo en el que demandará de por lo menos unos 2.000 trabajadores.

Por el momento, la minera ha invertido 100 millones de dólares desde que se hizo cargo de la concesión (1999), que incluye programas de perforación, infraestructura (vías y campamento), investigación geologica.

EL DATO

250 técnicos de diferentes áreas, entre nacionales y chinos trabajan en este proyecto.

EL DATO

EcuaCorriente es una filial de la canadiense Corriente Resources, a su vez controlada por las chinas Tongling Nonferrous Metals Group y China Railway Construction.

SITUACIÓN. Los trabajadores que se harán cargo de la explotación ya hacen las primeras pruebas, antes de la construcción.